¿Qué es el éxito?

No hay comentarios

¿QUÉ ES EL ÉXITO? TODOS LO BUSCAN, SE GASTAN LA VIDA ENTERA BUSCÁNDOLO.

coolMe parece realmente irónico, gracioso, ¿triste? Nos movemos en nuestra vida sin percatarnos la razón de lo que hacemos, luego llegamos a los 50, 60 ¿80? años y decimos ¿y esto para que? ¿mi vida de que sirvió?

Ya lo hemos visto incluso en videos, memes, posts, que nos dicen que uno de los arrepentimientos más grandes de la gente que esta por morir es haber trabajado tanto. Creo que esa gente ya no tiene la oportunidad de vivir de nuevo trabajando menos para darse cuenta de que al final de esa otra vida terminarían arrepintiéndose ahora no de trabajar menos y “disfrutar” su vida, sino de perder el tiempo que le quitaron al trabajo y desperdiciarlo en estupideces.

Y es que “en lo que hacemos” estamos buscando quienes somos… por eso queremos éxito, poder, reconocimiento, porque queremos saber quienes somos y lo buscamos al revés, primero hacemos, tenemos, y el resultado de lo que haces y tienes te dice quien eres, ¡lo tenemos mal!

Imagina a Cristiano Ronaldo o Messi… ¿quienes decimos que son? Los mejores jugadores de fútbol del mundo, lo decimos con orgullo, lo defendemos, ellos viven de esa imagen; se alimentan, cobran, y respiran de es imagen, de lo que el mundo les dice. ¿Bien no? ¿quién no querría SER ellos? ¿o ser los mejores en algo? Pero… ¿Que paso con Pelé y Maradona los mejores jugadores en su tiempo?, ¿quiénes son AHORA?… nadie. Para los fanáticos son memorias, recuerdos, fantasmas. Para el mundo que no gusta del fútbol son: nadie.

Mientras los Nazis mataban miles de personas y tenían “éxito” en su misión y la sus contrarios reprimía los avances e iban “ganando” terreno, un simple y sencillo sacerdote prisionero en los campos de concentración (Maximiliano Kolbe), estaba presente cuando un sargento Nazi pide ejecutar a un hombre como castigo. Kolbe se dirige al sargento: “Déjame tomar el lugar de esa persona”… más tarde Kolbe murió ejecutado y el condenado salió con vida y vivió muchos años más. ¿Quién es quién y quién tenía éxito? ¿Maximiliano Kolbe fue definido por lo que hizo, o era quién era lo que le permitió hacer lo que hizo?

Ven lo ridículo y filosóficamente absurdo que es definir quien eres en lo que haces, logras, tienes, ó en lo que dicen los demás. PRIMERO SOMOS y luego actuamos en base a lo que somos… y nada de lo que hacemos, tenemos o dicen los demás nos quita o da lo que somos.

Imagina a un discapacitado en silla de ruedas ¿quién es?, imagina a una persona que tiene grandes dificultades para aprender ¿quién es?, imagina una persona que fracaso en todas sus relaciones ¿quién es?, imagina al enfermo en camilla sin poder salir ya del hospital ¿quién es?, imagina a aquellos que no son “aptos”, ni son “exitosos” pero que tú los conoces, y los aprecias, y los quieres… ¿quiénes son?

¿Me quieres decir que el éxito, eso que TODOS buscan, eso en lo que te gastas la vida, esa aprobación, esa palmada en la espalda, ese email diciendo lo grande e inteligente que eres, esa llamada que te da un aumento, un mejor puesto, ese aplauso ante los demás, ese carro, esa casa, esa imagen perfecta en redes sociales, ese reconocimiento al solo entrar a un lugar… me quieres decir que todo eso está reservado para unos cuantos y que ninguna de esas personas con dificultades en su vida van a alcanzar esa felicidad, ese éxito, ese reconocimiento? ¿Me estás diciendo que crees que la verdad mas fuerte en la vida, en tu vida, es que la gran mayoría esta condenada a la insignificancia, el olvido… la nada, y tu lucha es una lucha por las migajas, las pocas migajas de “éxito” que existen ahí afuera, y todo… al final todo eso para poder decir: “ya se quién soy y entonces ya se definió mi valor, ya se definió el porqué debo de ser necesitado, querido, amado”… ya me dijeron quién soy.

NO,… no es así. Nuestro valor es infinito. Desde el vientre de nuestras madres nuestro valor y dignidad son infinitos, y no hemos hecho nada, solo existir.

Me sorprende el ateísmo y el Católico —ese que solo lo es de boca— que ven a Dios como una competencia, que ven, —que ves— a Dios como alguien que viene a pedir algo…

“Desde el vientre de tu madre yo te conocía,
desde antes de que nacieras yo te elegí,
¿Puede una madre olvidarse de su hijo,
Pues, aunque ella se olvide,
yo no te olvidaré.” (Salmo-Isaías)

El Creador de todo lo que existe te quizo y te creó por pura voluntad. Tú en particular eres querido y deseado por Él… no solo eso sino que no viene a competir contigo, no existes para que Él te pida algo, para que Él gane algo de ti…

La paradoja del Cristianismo es que Dios se hizo hombre para que el hombre pudiera ser dios. Él no esta en competencia con nosotros, él se entrega por entero y su imagen y semejanza está en nosotros. Nuestra dignidad es ser queridos por Él, no por NADA de lo que hagamos, sino por el simple hecho de existir.

¿Quien eres?… se lo preguntaba a Dios mientras revisaba uno de los videos que estaba editando (El Mal existe…) y mientras se lo preguntaba comenzó una parte del video donde aparece el texto: “Tú eres mi hijo”

Todo lo que haga, todo lo que el mundo diga de mi, todo el éxito mundano, dinero, poder, puesto, reconocimiento, aplauso, todo eso me estorba… me impiden con claridad escuchar esa voz que me dice: “Tú eres mi hijo”… porque escuchando esa voz, entonces soy LIBRE para HACER lo que realmente importa, que no es otra cosa que vivir a la escucha de Dios e interesarme por sus planes, ayudarle a que en este mundo sus planes, sus proyectos (que somos nosotros) se vayan realizando, en lo que me toca, en mi vida diaria, no en nada extraordinario. Dejare de hacer algunas cosas porque no son dignas de Dios, pero seguiré haciendo muchas comunes con mi mirada puesta en la grandeza que me corresponde, porque se quien soy, entonces mi vida realmente es un reto, realmente es una lucha, realmente es VIDA, porque mi sudor y sangre y lagrimas y esfuerzo e inteligencia no determinan quien soy, si no que es lo que me toco de Dios para caminar por esta tierra y dejar SU huella a través de mis pequeños pasos.

—CJBS